Nuestra escuela dispone de una gran pista de trabajo cubierta. Es totalmente diáfana y cuenta con de 300 m2 de espacio disponible para realizar las prácticas necesarias.

Cuenta con suelo recubierto de pintura de clorocaucho. Este recubrimiento asegurar así las condiciones higiénico-sanitarias óptimas para su uso, creando una zona de trabajo en la cual tanto guía como perro se sentirán cómodos.

Esta es la zona donde se trabajará y realizarán las prácticas cuando las condiciones climatológicas afecten al rendimiento, aprendizaje o a la comodidad tanto de los perros como de nuestros clientes y alumnos.

La pista cuenta también con un bebedero automático, es decir, el perro siempre tendrá agua fresca y limpia a su disposición.

 

A demás de todo esto, la pista cuenta con todo el material necesario para el correcto aprendizaje tanto de los perros como de los alumnos de la escuela.

  • Vallas
  • Conos
  • Mordedores de yute
  • Reforzadores como pelotas y premios
  • Zona de descanso para el perro
  • Pipetas de olor imantados para trabajar olfato
  • y mucho más...

 

También tenemos una zona habilitada para que los acompañantes del guía puedan sentarse a ver al perro trabajar o relajarse durante el transcurso del adiestramiento.

 

SUBIR